Archive for diciembre, 2010


PERCEPCIONES

En el mundo en que vivimos conviven cosas maravillosas con el dolor, el miedo, la desesperación; y podemos decir que unas no podrían vivir sin las otras, risas y lágrimas siempre van unidas.

Para lo que no encuentro explicaciòn es para el aburrimiento pero el aburrimiento existe en todas esas personas que tienen los ojos, los oídos, el olfato y el tacto dormidos, porque los paisajes pueden aparecer y los objetos ser observados con cualquiera o con cada uno de nuestros sentidos, es más, aún en los casos en los que se carece de alguno de ellos, hay personas que son capaces de mirarlos, tocarlos, olerlos simplemente con su deseo vive presente en ellos y disfrutan de la música, la pintura, un amanecer… porque sólo quién mira con los ojos del corazón es capaz de ver todas las maravillas que hay a nuestro alrededor y que no vemos porque no nos detenemos un momento a contemplarlas.

Diderot escribió un libro titulado Carta sobre los ciegos para uso de los que ven en el que el escritor explica cómo ve una muchacha ciega los contrastes y matices del color; y cómo un geómetra sin ojos enseña su materia, en la cual parecería que nada puede librarse de la forma, y que la forma es percibida sólo con la vista.

Cuando era pequeña escuché una frase que se quedó grabada en mi mente, “cuando la vista se acorta es cuando se empieza a ver”, en ese momento no entendía lo que era el aburrimiento, cuando se es niño nunca te aburres, siempre hay algo que te atrae, quieres verlo todo, aprenderlo todo, si miras, ves, observas, no puedes jamás aburrirse en el mundo al menos es lo que pensaba a esa edad.
.
Para la filosofía oriental el célebre “Despertar” no es un momento en que el mundo se convierte en milagroso y caen flores del cielo, el verdadero despertar es empezar a comprobar que el mundo es efectivamente un milagro, cualquier camino es bueno para buscar, incluso para aquellos que no creen en nada.

Para abrir los regalos que la vida nos dio cuando nacimos, solo necesitamos observar, deberíamos abandonar la idea de clasificar como quien deshoja margaritas: me gusta, no me gusta, y utilizar el hábito de preguntarnos ¿qué puede decirme si escucho atentamente una fruta, el cielo, las montañas, los mares, ¿porqué cuando nos sentamos sin prisa nos emociona un anochecer en el río con la luna reflejándose en él? ¿porqué es bello? ¿y qué es lo bello, lo bueno, lo malo, lo feo, lo que nos gusta o no de las cosas que encontramos en esos momentos que detenemos nuestra carrera y miramos lo que hay a nuestro alrededor?.

Todos los seres humanos llevamos incorporada una máquina de percibir que es como un caleidoscopio no sólo de colores y formas sino de perfumes, de sensaciones, cuando llevamos a nuestros hijos a un museos y les explicamos antes de salir de casa la forma en la que deben observar todo lo que van a ver en ese museo lo observarán con mayor atención porque a observar no se aprende en rápidos resúmenes o manuales, pero si podemos ayudarles:respondiendo a sus preguntas porque todo el conocimiento es una respuesta a una pregunta, y si indagamos lo suficiente para dar nosotros mismos con la respuesta, la percepción es doblemente satisfactoria.

Anuncios

LLEGA LA NAVIDAD

Un año más llega la navidad: las calles, las casas, todo se engalana con luces de colores, todo brilla e incluso el cielo parece que esté más lleno con miles de estrellas que brillan con toda su intensidad; por unos días se olvida todo y sólo se ve el resplandor de ese brillante colorido incluso en nuestros corazones que ahora se llenan de amor.

Risas y alegrías llenan las calles adornadas; las tiendas y los centros comerciales igualmente se visten de fiesta y lucen en sus escaparates infinidad de regalos. Todos vamos deprisa, compramos de manera compulsiva tanto comida como esos regalos que nos intercambiaremos con la llegada de Papá Noel y los Reyes Magos; nuestros ojos solo ven todas esas luces, esos adornos, esos regalos. Por unos días dejaremos atrás el dolor, y este, quedará arrinconado en nuestro corazón ahora lleno rebosante de deseos Felicidad, Paz y Amor.

Pero la realidad sigue ahí, porque esa Paz, ese Amor que ahora derrochamos seguirán quedando en el olvido por las ansias de poder que a pesar de las luces, los adornos, los regalos nunca se olvidan realmente por la gran mayoría de las personas porque… sólo son caretas con las que intentamos disfrazar la realidad.

Navidad: apagar el sonido del hambre, de las enfermedades, del miedo que sigue cubriendo nuestro planeta. Sólo por unos días cambiaremos la tristeza por alegría, las lágrimas por sonrisas, el odio por amor Un año más llega la Navidad ¿pero realmente la Navidad cambiará las ruinas por ciudades, la muerte por vida? ¿terminará con las guerras, con el hambre, con las enfermedades que hacen morir a miles de personas diariamente y llenará la cara de todos los niños del mundo de risas o recibirán todos ellos también la visita de papá Noel o los Reyes Magos?.

Soñaba mi corazón abrazado a la esperanza que tal vez llegue un día en el que dejemos de fingir, soñaba mi corazón con la Navidad, una Navidad que de verdad lograra que todos los seres humanos dejaran de ser egoístas y crueles, una Navidad que dure 365 días en los que igualmente tengamos ese mismo espíritu generoso, 365 días de Paz, Amor, Alegría, Pan, Bienestar, Sonrisas, 365 días en los que siga brillando esa luz y esperanza que ahora nos ilumina, que el sol con sus rayos caliente por igual a todo el mundo, que se enciendan hogueras de amor, hogueras que logren que el odio se derrita como lo hace la nieve con el calor y nos conduzca hacia el manantial de la verdad, que se paralice la barbarie del fuego del hambre, las enfermedades, las guerras.

Seguiré soñando con la esperanza de que finalmente un día llegará de verdad la Navidad a todos los corazones por igual.

LA FELICIDAD


¿Que es la felicidad?, la felicidad es una elección personal que tomamos aún cuado estemos atravesando por situaciones dolorosas, de haber sufrido pérdidas que nos han dejado sumidos en la oscuridad, de todos esos acontecimientos que nos llevan a mirar sin ver, a pensar que ya nada tiene sentido, pero es justo en esos momentos cuando comienza el proceso de curación psicológica que nos llevará nuevamente de vuelta a la vida normal si somos capaces de levantarnos, de dejar de lamentarnos, de limpiar nuestras lagrimas y continuar sabiendo que todas las heridas cicatrizan, que después de una gran tormenta el sol vuelve a brillar, y que solo así aceptando lo ocurrido podremos nuevamente volver a sonreír, seguir recorriendo el camino incluso sabiendo que tal vez volvamos nuevamente a tropezar y caer.

El proceso llevará tiempo, nadie se cura de un día para otro, solo ese tiempo logrará que consigamos ir dejando atrás todos esos dolorosos momentos, aceptar la realidad, no negarla o evitarla, hacerle frente, esos hechos que nos causaron dolor ocurrieron ayer, pero aún estamos a tiempo de vivir un mañana lleno de esa felicidad que nos está esperando, solo hay que salir a buscarla sin miedo, sin pensar que nuevamente nos dañarán, abrir nuestras alas y volar muy alto hasta alcanzarla porque ella está ahí esperando y únicamente cuando dejemos atrás todos esos miedos la podremos alcanzar.

Con frecuencia tememos ser felices y ocultamos nuestras ilusiones y sueños porque pensamos que no merecemos la felicidad y nos da miedo tratar de alcanzarla, por ello nos escondemos con demasiada frecuencia tras una armadura en la que no silo nos escondemos nosotros, también encerramos esos sueños y deseos para que nadie pueda alcanzarlos ni destruirlos y el resultado es que estamos negándonos el derecho que tenemos para hacerlos realidad.

Debemos aceptar que al reprimir nuestras ilusiones, nuestros sueños no los estamos protegiendo solo estamos impidiendo que se realice, y que solo haciendo un esfuerzo verdadero, creyendo en nosotros mismos podremos convertirlos en realidad.

La felicidad es algo que todos buscamos, con lo que soñamos, por lo que luchamos, es la que nos hace vivir, seguir, caminar, correr, volar, y solo aquellos que la persiguen sin importarles lo que encontrarán en el camino hacia ella, habrán ganado algo muy importante en la vida además de la felicidad también habrán alcanzado LA LIBERTAD.