Archive for enero, 2011


LOS MILAGROS

¿Quién no ha pedido en alguna ocasión que suceda un milagro?, ¿pero realmente qué es un milagro?, los milagros son creaciones de amor, nacen del amor y se magnetizan con el amor.

Si realmente quieres conseguir o recibir un milagro lo único que necesitas es la auténtica intención de que así sea, y siempre que seas capaz de crear las visiones más grandes y elevadas posibles. Cada persona somos generadores de energía afectiva, y esa energía que está en nuestro interior es capaz de crear todo lo que deseemos, pero solo lo conseguiremos cuando de verdad seamos capaces de creer en nosotros, en nuestro potencial, en toda esa energía que llevamos dentro. Los milagros son el resultado del amor, si abrimos nuestro corazón, si nos amamos a nosotros y a todos los demás, nuestra vida será siempre un milagro.

En la medida en que nos abrimos y transmitimos todo ese amor, los milagros se cruzarán en nuestro camino. Si deseas conseguir algo utiliza tu mente para visualizarlo y luego abre tu corazón, cuanto más amor seamos capaces de transmitir al mundo… más abundancia de milagros recibiremos a cambio, si deseamos acelerar el proceso y crearlos debemos proyectar troda nuestra energía en ese deseo, abrir nuestro corazón, tener confíaza y fé, querernos y aceptarnos como somos con nuestros defectos y nuestras virtudes, amar a los demás y demostrar ese amor con nuestros actos de cada día.

Ama a la gente todo lo que puedas, sé amable y cariñoso, pronuncia palabras afectuosas, perdona a los que te ofendieron o no supieron respetarte y piensa siempre con amor en los demás, todo lo que envíes es lo que te será devuelto, por ello cuanto más amor seas capaz de ofrecer a los demás ese efecto boomerang hará que te sea igualmente devuelto multiplicado.

No juzgues ni critiques si no deseas ser juzgado o criticado, si tratas a los demás con amor, atraerás hacia ti muchas más oportunidades, esos milagros que estás buscando, el amor nos introduce en una órbita superior y atrae cosas buenas que nos aportan mucho más de lo que pensamos, son acontecimientos que suelen producirse cuando olvidamos nuestros miedos o desconfianza hacia los demás y confíamos en los consejos de nuestro interior, de nuestro corazón.

También es más fácil que se produzcan más milagros en situaciones de crisis, porque éstas hacen aflorar a nuestra conciencia la parte más profunda de nuestra alma, concentrándose en nuestro interior, conecta con esa parte de ti que tiene las respuestas, cuando nos adentramos en nuestro interior, cuando, buscamos en nuestra alma, cuando dejamos salir ese niño que todos llevamos dentro o cuando pedimos ayuda, las respuestas afloran automáticamente y es entonces cuando se producen los milagros.

Es muy importante aprender a sumergirnos en nuestro interior, los milagros son el resultado de esta inmersión que nos abren para recibir el amor que el universo nos envía ponemos en movimiento la creación de milagros en nuestra vida. ¿Existe en este momento algún milagro que desearías se produjera en tu vida? ¿Estás abierto para recibirlo? Si es así, pide al universo, a tu alma, a tu Yo Superior, o a la Divinidad de cualquier forma como tú le llames, que este milagro se manifieste en el aquí y ahora en tu vida.

LA VIDA ES EL MAYOR MILAGRO Y EL MAYOR REGALO QUE NOS HAN HECHO, NO LA DESPERDICIES CON ODIOS O RENCORES QUE SOLO TE HCEN DAÑO A TI.

ADIOS AL 2010

El 2010 ya se marchó, un año más se ha ido y uno nuevo comienza, y para comenzar este nuevo año me gustaría hacer algunas peticiones.

Que todos los niños del mundo tengan una sonrisa en su cara, una vivienda digna, un plato de comida en su mesa.

Que se acabe con la violencia, tanto en mujeres, como hombres, niños, animales, naturaleza.

Que finalmente terminen todas las guerras y todos los pueblos del mundo puedan vivir en PAZ.

Que se abran todas las fronteras, se quiten todas las alambradas y los muros.

Que dejemos de matar por matar indiscriminadamente animales y peces, contaminar los mares, de talar árboles, de quemar bosques

Que dejemos de contaminar el planeta y comencemos a cuidarlo.

Que hablemos más con el corazón dejando a un lado los odios, los rencores, las envidias y utilicemos más las palabras amistad, comprensión, fe, y la más importante AMOR.

También para comenzar éste nuevo año quiero dejaros UNA RECETA ESPECIAL.

En una cacerola derretir la inercia, la amargura el tedio.

En un recipiente aparte pelar a tiras la ansiedad, picar muy fino el egoísmo, poner en remojo el yo hasta que macere cuidando que no se derrita completamente.

El rencor que es furia rancia machacarlo en una tabla, trocear los reproches los celos las envidias.

Tirar a la basura el odio, la maldad, la pereza que nos impide pensar, la vanidad de creer que somos perfectos y nunca cometemos errores, y cuando los cometemos tener la valentía de admitirlos.

Dejar mucho tiempo bajo el grifo hasta que se cuelen totalmente los remordimientos por el pasado, la culpabilidad por el presente y el miedo al futuro.

Amasarlo todo con cordura pero sin ahorrar algún gramo de locura.

No hay que preocuparse si tarda en ablandarse, la impaciencia no es compatible con la ternura, sazonar con la defensa de nuestros derechos pero también con los de los demás.

No debemos preocuparnos si en principio el plato nos parece triste, con paciencia comprobaremos que poco a poco va embelleciéndose cada vez más.

Cocinarlo al fuego lento de pasión pero vigilando que no se queme.

Podemos decorarlo con armonía y distribuirlo en una fuente con imaginación y mucho amor.

Dejar reposar dos horas o incluso si es necesario dos años, cuanto más tiempo repose mejor será el resultado.

Cuando esté listo para servir hacerlo en platos llenos de sueños e ilusión, y si te gusta ésta espero te acuerdes un poco de mi cuando lo tomes, la compartas también conmigo y sientas como penetra en tu corazón.

FELIZ AÑO PARA TODOS.

OTRO AÑO MAS

Hoy desperté recordándote, aún me pregunto ¿porque te fuiste así?, de esa manera tan trágica, tan repentina, pero ¿sabes? ya aprendí de mis errores, aprendí de mis equivocaciones, aunque también aprendí que nunca dejamos de equivocarnos y de seguir aprendiendo en la vida.

Hoy desperté recordándote y me di cuenta de que a pesar del tiempo transcurrido nunca te olvidaré, pero también me desperté sabiendo que seguiré luchando para seguir adelante, que seguiré luchando para lograr cumplir todos esos sueños que todavía hay en mi corazón, hoy me he despertado sabiendo que hay muchos ángeles en mi camino para ayudarme, para guiarme en ese camino que aún me queda por recorrer, muchos ángeles que me iluminan con su luz y cuidan de mí y entre esos ángeles te encuentras tú, sé que siempre seguirás a mí lado para ayudarme a que no me rinda, y sigo cumpliendo la promesa que te hice antes de partir, vivo por ti y por mí, sigo contemplando todas las cosas maravillosas que la vida me ofrece y que tú me enseñaste a valorar a comprender y a querer.

Que rápido pasan los años, se han cumplido ya 7 desde que te fuiste, el tiempo poco a poco va llevándose la tristeza de perderte, y dejando la nostalgia de tu recuerdo que siempre seguirá vivo en mi corazón.

Sigo mirando al cielo cada noche a esa estrella que más luce, esa estrella en la que estás tú.

Te quiero flacucho, vivirás por siempre en mi corazón.

ABRE TUS VENTANAS

Abramos las ventanas de nuestros corazones y dejemos el alma airear. ¿Sabes de aquel olor a moho de un sueño que envejeció y nosotros ni nos dimos cuenta?.

Dejemos que el viento los lleve bien lejos y liberémonos del residuo amargo de todo el dolor y rencor; hagamos una buena limpieza de los cristales de la ventana de nuestros corazones y así podremos ver mejor la vida afuera. Dejemos que la luz lo inunde todo, borremos las marcas de las decepciones, las tristezas del fracaso, el vicio de sufrir por sufrir, y por encima de todo permitamos que el sol derrita el hielo de la soledad y de nuestro corazón.

Enamorémonos por una sonrisa y sonriamos también, iluminemos las ventanas de nuestros ojos y amemos a la persona que el espejo refleja todas las mañanas. Abramos todas las ventanas de los antojos y derrochemos sueños: nadie sueña vanamente y tampoco es verdad que los sueños huyan, que las personas desistan o que ellos se mueran.

Afirmemos nuestros antojos sobre bases sólidas y construyamos día a día escalones para que podamos llegar hasta nuestra meta y después, aplaudiremos porque lo hemos conseguido.

No permitamos que ninguna sombra pesada borre el sol, que ninguna pared aprisione el viento y calle el sonido de la vida. Nunca nos transformemos en huérfanos de luz. Diseñemos un horizonte más allá de la ventana, exageremos en los colores y entrelacemos alegrías entre las hojas. Hagamos florecer todos los campos que nuestra vida alcanza, después…vayamos más allá.

Expongamos en la ventana toda la alegría de vivir, mostremos al mundo un rostro luminoso, una faz sin arrugas de preocupaciones. Dejemos ampliar la presencia de la ternura, sembremos la brisa de un gesto, una frase dulce o un suspiro porque talvez un alma conmovida la escuchará y la devolverá el eco de nuestras voces.

Desviemos nuestras miradas de las cosas tristes e infelices, transformemos en un oasis toda la aridez que encontremos en nuestro camino, tiremos para afuera aventuras y aventuras a través de nuestra ventana. Esparzamos el polvo dorado de nuestros sueños más allá de la ventana, plantemos flores, cosechemos encantamientos. Permitamos que las semillas de la felicidad contaminen toda la tierra inundandola de risas y alegría.

Rehagamos nuestras creencias, redimamos equivocaciones o culpas. Regeneremos errores y fallos y distribuyamos el perdón. Valoremos siempre lo mejor de cada persona y principalmente lo mejor que exista en nosotros.

Abramos la ventana de nuestras vidas y que se llene cada cosa, por muy pequeña que sea. Vivamos la forma adulta de ser niños. Abramos la ventana y no miremos pasar la vida a través de ella.

¡¡¡¡¡¡VIVE!!!!!!!

Autor: Victor de Asturias