¿Quién no ha pedido en alguna ocasión que suceda un milagro?, ¿pero realmente qué es un milagro?, los milagros son creaciones de amor, nacen del amor y se magnetizan con el amor.

Si realmente quieres conseguir o recibir un milagro lo único que necesitas es la auténtica intención de que así sea, y siempre que seas capaz de crear las visiones más grandes y elevadas posibles. Cada persona somos generadores de energía afectiva, y esa energía que está en nuestro interior es capaz de crear todo lo que deseemos, pero solo lo conseguiremos cuando de verdad seamos capaces de creer en nosotros, en nuestro potencial, en toda esa energía que llevamos dentro. Los milagros son el resultado del amor, si abrimos nuestro corazón, si nos amamos a nosotros y a todos los demás, nuestra vida será siempre un milagro.

En la medida en que nos abrimos y transmitimos todo ese amor, los milagros se cruzarán en nuestro camino. Si deseas conseguir algo utiliza tu mente para visualizarlo y luego abre tu corazón, cuanto más amor seamos capaces de transmitir al mundo… más abundancia de milagros recibiremos a cambio, si deseamos acelerar el proceso y crearlos debemos proyectar troda nuestra energía en ese deseo, abrir nuestro corazón, tener confíaza y fé, querernos y aceptarnos como somos con nuestros defectos y nuestras virtudes, amar a los demás y demostrar ese amor con nuestros actos de cada día.

Ama a la gente todo lo que puedas, sé amable y cariñoso, pronuncia palabras afectuosas, perdona a los que te ofendieron o no supieron respetarte y piensa siempre con amor en los demás, todo lo que envíes es lo que te será devuelto, por ello cuanto más amor seas capaz de ofrecer a los demás ese efecto boomerang hará que te sea igualmente devuelto multiplicado.

No juzgues ni critiques si no deseas ser juzgado o criticado, si tratas a los demás con amor, atraerás hacia ti muchas más oportunidades, esos milagros que estás buscando, el amor nos introduce en una órbita superior y atrae cosas buenas que nos aportan mucho más de lo que pensamos, son acontecimientos que suelen producirse cuando olvidamos nuestros miedos o desconfianza hacia los demás y confíamos en los consejos de nuestro interior, de nuestro corazón.

También es más fácil que se produzcan más milagros en situaciones de crisis, porque éstas hacen aflorar a nuestra conciencia la parte más profunda de nuestra alma, concentrándose en nuestro interior, conecta con esa parte de ti que tiene las respuestas, cuando nos adentramos en nuestro interior, cuando, buscamos en nuestra alma, cuando dejamos salir ese niño que todos llevamos dentro o cuando pedimos ayuda, las respuestas afloran automáticamente y es entonces cuando se producen los milagros.

Es muy importante aprender a sumergirnos en nuestro interior, los milagros son el resultado de esta inmersión que nos abren para recibir el amor que el universo nos envía ponemos en movimiento la creación de milagros en nuestra vida. ¿Existe en este momento algún milagro que desearías se produjera en tu vida? ¿Estás abierto para recibirlo? Si es así, pide al universo, a tu alma, a tu Yo Superior, o a la Divinidad de cualquier forma como tú le llames, que este milagro se manifieste en el aquí y ahora en tu vida.

LA VIDA ES EL MAYOR MILAGRO Y EL MAYOR REGALO QUE NOS HAN HECHO, NO LA DESPERDICIES CON ODIOS O RENCORES QUE SOLO TE HCEN DAÑO A TI.

Anuncios